Nos encontramos ante una situación muy particular, intempestiva e incertidumbre.  De altas connotaciones con alto contenido humano y social, el desconocimiento de su alcance en duración y de su posible solución, llevan a potenciar sus consecuencias, derivadas del temor, el aislamiento obligatorio y la rapidez con la que suscitan los acontecimientos, provocan aún más incerteza y dudas en el panorama futuro.

Desde todas las miradas sistémicas; mundo, países, organizaciones, equipos, líderes y hasta el propio.

Una vez más estamos ante un cambio de paradigma. No seremos iguales cuando superemos esta situación. Y sólo podremos salir a flote si mantenemos la confianza en nosotros mismos y comenzamos a trabajar en el futuro. Esta crisis pasará. No sabemos cuándo ni cómo, pero la incertidumbre no debe conducir a la parálisis. Son los momentos de crisis, donde se evidencian nuestras competencias  y en estos momentos una de ellas, liderazgo.

Thomas Friedman, escribió recién en el New York Times “Estos son días que ponen a prueba a todo tipo de líderes: locales, estatales o nacionales. Se le pide a cada uno que tome las decisiones de vida o muerte, mientras conducen a través de la niebla, con información imperfecta y mientas todos en el asiento trasero les gritan.” 

La calidad del liderazgo de un equipo se mide por el impacto que su presencia tiene en la empresa y en el ecosistema en el que la empresa opera. Si el impacto es positivo, profundo y duradero estamos ante un liderazgo de primera.

¿Cuál es la fórmula para ese liderazgo que se necesita?

La integración y balance de dos elementos: humanidad y profesionalidad. Amor y técnica, decía Gaudí, que creó y construyo obras maravillosas para el disfrute y orgullo de todos.

Una cosa es cierta y la cual podemos concluir: el Liderazgo no depende de su título; se deriva de una manera de actuar y se convierte en un estilo de vida. Una cosa es la autoridad que entrega el cargo y otra bien distinta el liderazgo, y no necesariamente lo uno va ligado a lo otro.

En el mundo del management existe una diferenciación que todo puesto directivo u estratégico debe saber: Jefe o Líder, ahora es el momento de la verdad, cómo quieres ser visto por tu equipo.

Esta diferencia entre un Jefe y un Líder  está planteada como la capacidad de hacer que las personas te sigan por convicción propia. Un jefe tiene empleados, un líder tiene un equipo; un jefe ordena, un líder delega; un jefe impone, un líder inspira y escucha; un jefe ve los aciertos y logros, como una obligación, castiga los errores, un jefe ve por su crecimiento personal (yo), un líder ve por el crecimiento del equipo (nosotros); y así, una serie de diferencias.

Los ingredientes básicos del liderazgo:  propósito, pasión y desempeño: todo líder logrará su máximo desempeño cuando alinea sus pasiones personales con el propósito común del equipo. El coraje, la valentía y la determinación de estar dispuesto a tomar una acción, aunque no tenga garantía de éxito, son competencias claves del liderazgo.

Pese a la situación que vivimos, hemos de desarrollar la máxima empatía con las personas con las que trabajamos.

La comunicación y la inteligencia emocional van de la mano. En cuanto a la primera, no sólo se trata de la tradicional sino de la corporal. Un estudio clásico del Dr. Albert Meharabian de la UCLA, encontró que el impacto total de un mensaje se basa solamente en un 7% en las palabras utilizadas. Mucho más importantes son las expresiones faciales (responsables del 55% del impacto total del mensaje), tono de voz (38%) y otras formas de lenguaje corporal.

Por el otro lado, la inteligencia emocional juega un papel crucial en el Líder, Una sólo emoción mal enfocada o conducida, puede  nublar la  imagen de un líder por ello la autoconsciencia es vital en estos momentos. Mostrar  equilibrio basado en la congruencia de la emoción y lo dicho puede resultar desafiante.

Una vez más hay que definir el mensaje, utilizar expresiones sencillas y comprensibles, los medios así no los exigen,  ir a lo esencial, hacer más con menos.

Comprender antes de juzgar. Permitir desahogar la rabia o la tristeza. Debemos dejar que nuestros interlocutores asimilen cada una de las fases gestionando el conflicto, no sorteándolo. Reconocer sus puntos de vista y sus sentimientos. Mostrar respeto y, sobre todo, humanidad, reconocer que cada uno está  librando su propia  batalla.

El desafío como  muchos otros  será recuperar la confianza de los equipos, estimularles, alentarles con una visión al largo plazo y un liderazgo firme. Necesitamos para ello organizaciones flexibles, colaborativas, diversas, donde todos sumen “de verdad” y se sientan partícipes en un proyecto común. En este escenario, la comunicación nos ayudará a trasladar un nuevo horizonte, a promover un nuevo comportamiento organizacional y a impulsar nuevas formas de trabajar y de aportar valor. Para este nuevo escenario necesitaremos.

Pensando en todos estos desafíos a los que nos enfrentamos en esta difícil situación, he creado un nuevo espacio destinado a compartir mejores prácticas a través de “CONVERSACIONES GERENCIALES” un espacio en donde podrás ver entrevistas a diferentes profesionales, líderes que expresarán sus diferentes enfoques, estilo y líneas de negocio, nos compartirán sus aprendizajes y acciones para liderar equipos en incertidumbre, cambios, enfoque y diferentes motivaciones.

 

Un espacio donde tengo el gran honor de compartir enfoque y estilos diversos a un grupo de líderes como son Guillermo Irure, Nestor Padrón, Carlos Gómez, Bernada Briceño, Romina Guzzo, Miguel Ángel Sabal Matheus,Tania Grande y Ruben Trallero Bracero

Definitivamente no hay nada escrito, ni manual que nos indique el paso a paso, por ello cada líder nos contará sus prácticas y aprendizajes en base a su experiencia, en contextos diversos y multiculturales De esta forma iremos construyendo y  calibrando lo que sí y no funciona en cada caso, por ello  te ofrezco diversas miradas y estilos.

¿Cuál es tu fórmula de liderazgo en este momento?

Puedes compartir escribiéndome a: Hola@ardizzonementoring.com

Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies