¡Wow, llevo desde octubre sin escribir en el blog! Los que me conocen o me siguen en redes sociales, sabrán que no es que haya estado precisamente de vacaciones, sino literalmente sin parar. Y es que hace muy poquito que salió mi primer e-book. He estado trabajando en este mi primer recurso gratuito enfocado al tema de las “Preguntas Poderosas”.

Uno de mis temas favoritos y que abarca a todos nuestros contextos de vida, ¿Cuántas preguntas te has hecho para iniciar  este año?

La vida diaria está llena de preguntas… ¿Inicio este proyecto?, ¿Cuántos objetivos quiero para este año?, ¿Cuánto tiempo dedicaré a mi vida personal? Y… fíjate bien, tu propia respuesta te lleva a la acción: a diseñar, a juntarte con otros, cambiar el rumbo, ¿qué funcionó y que no?

“El acto de preguntar, es inherente a la naturaleza humana. Expresa la curiosidad por conocer, por trascender más allá de la experiencia de las cosas. La pregunta nace de la capacidad de descubrimiento, del asombro, y por ello la pregunta implica riesgo.” (Escobar Guerrero, 1990)

Dicho esto y si además intento dar respuesta a algunos colegas que me escribieron preguntándome cuando publico la lista de preguntas para diferentes situaciones o momentos en una conversación.

Si bien, podemos disponer de una lista de preguntas siempre te resultará más impactantes para la conversación aquellas que vas construyendo desde esa conexión profunda con esa otra persona. El saber como diseñarlas te apoyará en hacerlas más concretas y enfocadas al objetivo que deseas lograr.

En mi práctica, preguntar poderosamente es conectarte con la capacidad para hacer una pregunta que esa persona no se haría por sí misma, que no es capaz de realizarse o sería impensable sobre su situación por ser parte ella o estar absolutamente inmersa en ella.

En el proceso de coaching debemos considerar que las personas tienen recursos y soluciones a los temas que plantean, sólo que es posible que todavía no hayan encontrado estas soluciones. Bien porque no las conocen o estás inmersos en su propia situación en la que aún no han identificado que quieren lograr.

A nivel gerencial los cambios del entorno conducen al líder a preguntar para escuchar; inquietudes, requerimientos, mejores propuestas, diseñar en conjunto posibilidades de desarrollo profesional.

Y es que saber preguntar para mí está íntimamente relacionada con la curiosidad, la creatividad, la actitud investigativa, emprendedora e  innovadora.

¿Qué las hace poderosas, vitales, sorpresa? Indiferente de como las definamos  su característica principal es llevar a la reflexión, lleva una intención, que permite descubrir, reflexionar, en una búsqueda de  respuestas, opciones y  posibilidades que permiten iniciar, continuar en  un camino hacia un objetivo o una meta. (Dam, 2018)

No hay preguntas correctas e incorrectas el sentido está en cómo es diseñada a partir de los que escuchas de la situación del cliente para diseñar la pregunta más adecuada.

Tener presente para acompañar nuestra posible hipótesis, disuelven mi conversación interna las que llamo mis conectores mágicos:

¿Qué?, ¿Cómo?, ¿Cuándo?, ¿Para qué?,¿Quién? ¿Dónde?, ¿Cuál? Te facilitan el diseño de la mejor pregunta e invitar a pensar, reflexionar y decidir.

Para mejorar nuestra capacidad de hacer preguntas, primero es importante construir conciencia respecto a nuestros malos hábitos al formular preguntas. Y por ello hoy te presento 7 hábitos que debes evitar a la hora de formular tus preguntas:

  1. Responder tus propias preguntas,  sin esperar la respuesta del otro: solemos con prisa con porque nuestros juicios están presentes responder por el otro. Indicándoles lo que tiene que hacer.
  2. Repetir y re-formular permanentemente tus propias preguntas, aún antes que el cliente la responda.
  3. Plantear varias preguntas al mismo tiempo no dando tiempo para pensar una respuesta. Interrumpiendo sin dejar que el otro tenga el tiempo de producir sus propias respuestas.
  4. Incomodarse con un silencio, el cual más bien puede ser oportuno y promover la reflexión crítica consciente.Los espacios de silencio son necesarios.
  5. Re-preguntar en busca de obtener respuestas que nos satisfagan. A veces queremos que el otro responda lo que queremos escuchar.
  6. Plantear preguntas de ‘adivinanza’ o preguntas de completar la frase. Es una forma de ejercer control sobre las respuestas y el pensamiento de otros, que fluyan las  respuestas  de su propio pensamiento.
  7. Plantear preguntas cerradas (de respuesta con una sola palabra o muy pocas), memorísticas o cuya respuesta seguro se encuentra en una fuente cercana. En algunos casos es necesario para concretar, lo  deseable es que haya un equilibrio entre  preguntas cerradas y preguntas abiertas.

Revisar detenidamente este listado de ‘malos hábitos’ y a selecciona los 3 errores que creas que son los se comenten con mayor concurrencia. Y si deseas compartirlo te invito a comentarlo aquí abajo, estaré´encantada de poder leerte.

Pero además si quieres conocer o ahondar en el tema de las “Preguntar Poderosas” te invito a descargar mi e-book… estas a un solo clic  

DESCARGATE AQUÍ MI EBOOK PREGUNTAS PODEROSAS
Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros con el fin de obtener información estadística sobre la base de los datos de navegación de los visitantes. Si continúas navegando entendemos que aceptas su uso y, en caso de no aceptar su instalación, deberás visitar el apartado de Política de Cookies , donde encontrarás la forma de eliminarlas o rechazarlas. ACEPTAR
Aviso de cookies